2013

Los números de 2013

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 3.500 veces en 2013. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 58 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Vestuario

20131228-143301.jpg

Próxima boda

vitel

Cada uno lleva a cuestas su novela

20131224-143435.jpg

Blanca hasta la transparencia, los pájaros me admiran

corazo

La única alfombra roja que he pisado ha sido mi lengua

20131222-114646.jpg

Directora de la Fundación para la lucha contra el Sida desde 1978

la foto (3)

Me han elegido marido en el peor casting de la Historia

la foto (53)

Rumbo a la fiesta desfilan mis palabras

la foto (35)

Yayoi Kusama

malba

Diva en permanente estado de avería

antorcha

Este espectáculo está dedicado a la memoria de Alejandro Urdapilleta

la foto 3

Stroryline

la foto (74)

Una modesta acomodadora del Cine Condal ha logrado reencarnar a Elizabeth Taylor. La megaestrella lanza un evangelio de diamanes y denuncias, a través de su ignota vocera. Hollywood la ha sometido desde la infancia, y la muerte no ha logrado apagar la sed de su venganza. Tal vez esta noche, el incendio la deje satisfecha.

De todas las canillas saldrá vino

NE1

Nadie escapa a su chimichurri

NE2

Influencias

“Si mis espectadores no han derramado lágrimas, al menos han lanzado babas sobre sus palomitas de maíz. Sus secreciones han valorado mi mejor hallazgo: la monstruosidad.”

la foto (70)

“Soy el mejor error desde que Hollywood inventó a la Naturaleza. Existo, para que el mundo comprenda el significado de la palabra precaución.”

la foto (3)

Verónica Riutort

Snapshot_20131108_450

Te lo jueves por Dios

12

“I´m a chocoholic”

VR22

Mi voluntad en nada se parece al entretenimiento

vr11

Hice del escarnio, mi más nítido escenario. Me he servido del abucheo, para engarzar piedras preciosas. Sumergida en desventajas, provoqué mi más fulminante suceso

la foto (68)

NADIE ESCAPA A ELIZABETH TAYLOR. Suite de supervivencia

la foto (56)

Verónica Riutort, Barcelona, Febrero 2014

Barcelona, Febrero 2014

la foto (43)

La única alfombra roja que he pisado ha sido mi lengua

la foto (60)

Febrero 2014, Barcelona

nadie suite logo dk

Próximamente

Presentación del libro “Didascalias del Teatro Caminito” de Diego Kehrig

lluvia 3

De algún modo la desolación se transformó en mi mejor chaqueta

taylor movimento 5

Cada pestaña es una enciclopedia, y tus colchones: mi merienda

taylor movimiento 4

Supimos perfectamente equivocarnos

taylor movimiento 3

Dónde vayas, lleva siempre tu helipuerto

taylor movimento 2

¡No se arroja el guiso a un lavarropas!

taylor movimento Gracias, Mariana Bugallo

Mi bella drama

tres10

Dramas y Caballeros

tres1

Una guillotina custodia cada noche mi almohada

tres3

Una cosa menos en que pensar

et1

Platero es pequeño, peludo y suave, remember papi?

la foto (35)

Gracias, Gallego Salgado

Si la abstracción tuvo el futuro en sus manos, ¿qué pasó con los realistas?

taylorbotella

“Era en la confitería yo tomaba un copetín Me dijiste: Bien formada, estás hecha una monada, sos una papa, un budín!”

taylor muchas

“GORDA”
Tango de LUIS MARTINO y JUAN CAMILO DARTHÉS

Alguien corre por el pasillo

la foto (82)

Nadie escapa a su diccionario

la foto

Verdes como tus ojos violetas

20130802-134527.jpg

Diva en permanente estado de avería

pileta

Debut, función y despedida

taylor1

Un amor que hace nido en mi almohada, ese amor el que tanto esperaba llego a mi vida

taylor2

No he declarado nunca la verdad, y he sido sistemáticamente hallada culpable

taylor3

Te he encontrado, y eso resulta siempre imperdonable

or1

Mi telepatía ha sido siempre la cuchara de tu postre

t1

Imperiosa y defectuosa. Nadie jamás se burlaría de mi look. Por poco esperarían que les ofrezca una manzana envenenada. Y la aceptarían, claro.

600full-elizabeth-taylor-13

Style Deficit Disorder

la foto (12)

“Usar tapados de piel siempre hace que uno se vea viejo, pero el revestimiento de piel de ratones envenenados o atrapados me parece políticamente correcto.” JOHN WATERS

NADIE ESCAPA ET

 

Mis modelos de conducta

Editorial Caja Negra

Sobre el plagio, JOSEFINA LUDMER (Suplemento Radar de Página/12, 27 de mayo de 2007)

No comparto la idea o el mito del autor como creador y la ficción legal de un propietario de ideas y/o palabras. Creo, por el contrario, que son las corporaciones y los medios los que se benefician con estas ideas y principios. El mito del plagio (”el mal” o “el delito” en el mundo literario) puede ser invertido: los sospechosos son precisamente los que apoyan la privatización del lenguaje. Las prácticas artísticas son sociales y las ideas no son originales sino virales: se unen con otras, cambian de forma y migran a otros territorios. La propiedad intelectual nos sustrae la memoria y somete la imaginación a la ley.
Antes del Iluminismo, la práctica del plagio era la práctica aceptable como difusión de ideas y escritos. Lo practicaron Shakespeare, Marlowe, Chaucer, De Quincey y muchos otros que forman parte de la tradición literaria.
El derecho de autor se desarrolló originariamente en Inglaterra en el siglo XVII, no para proteger autores sino para reducir la competencia entre editores. El objetivo era reservar para los editores, perpetuamente, el derecho exclusivo de imprimir ciertos libros. La justificación, por supuesto, era que el lenguaje en literatura llevaba la marca que el autor le había impuesto y que por lo tanto era propiedad privada. Con esta mitología florecieron los derechos de autor durante el capitalismo, y establecieron el derecho legal de privatizar cualquier producto cultural, ya sean palabras, imágenes o sonidos.
Como se ha dicho tantas veces, fue en los año ‘60 que Foucault, en primer lugar, y después Barthes y otros, mostraron que “la función autor” impedía la libre circulación y composición de ideas y conocimientos. Pero desde 1870 Lautréamont (como después Maiacovski durante la Revolución Rusa) defendió una poesía impersonal, escrita por todos, y sostuvo que el plagio era necesario. (Borges también lo hizo, y pensaba, a partir de Valéry, en lo que llamaba el espíritu creador de literatura.)
A partir de Lautréamont las vanguardias del siglo XX, Dadá y los surrealistas, rechazaron la originalidad y postularon una práctica de reciclado y rearmado: los ready-mades de Duchamp y los montages con recortes de diarios de Tristan Tzara. También rechazaron la idea del “arte” como esfera separada. Pero fueron los situacionistas los que llevaron estas ideas al campo teórico, defendiendo el uso de fragmentos ya escritos (o imágenes, o películas) como medio para producir otras (nuevas) obras. Estas prácticas también incluían obras colectivas, muchas veces sin firma. Recuerdo la revista Literal en los años ‘70, donde no existía firma de autor.
Desde entonces, y en esa tradición, creo que “el plagio” es simplemente un procedimiento para pensar y escribir.
Hoy se postula el uso de nombres diferentes (como es común en Internet), como táctica de enfrentamiento al mito del creador y propietario. En Italia el fenómeno de Luther Blissett tuvo este sentido: muchos escritores empezaron a usar este nombre como “firma” para enfrentar la máquina editorial y mediática. Después de su “suicidio” surgió el colectivo Wu Ming (anónimo, en chino), que escribe novelas rehusando todo tipo de escrituras y enfrentando la idea de “propietarios legales” de textos.
Hoy, a partir de “la revolución digital”, el argumento ya no es que el autor es una ficción y que la propiedad es un robo, sino que las leyes de propiedad intelectual deben ser reformuladas. La tendencia es explorar las posibilidades del significado en lo que ya existe, más que agregar información redundante. Estamos en la era de lo recombinante: en cuerpos, géneros sexuales, textos, y culturas.
Como el plagio conlleva una serie de connotaciones negativas los que exploran su uso lo han camuflado con otras palabras: ready-mades, collages, intertextos, apropiaciones. Todas estas prácticas son exploraciones en el plagio y se oponen a las doctrinas esencialistas del texto. Precisamente uno de los objetivos del plagio es restaurar la dinámica y fluidez del significado, apropiando y recombinando fragmentos de cultura. El significado de un texto deriva de sus relaciones con otros textos.
Creo que toda condena de plagio (toda condena de un escritor como “delincuente” literario) es un acto reaccionario. Y si pienso en una política propia de los que escribimos, la consigna central sería que todo libro editado, como los periódicos, sea digitalizado y puesto en Internet cuando aparece, para que pueda ser leído y usado por cualquiera que pueda acceder libremente.

“Algunos años antes, el rostro de Valentino producía suicidios; el de la Garbo participa del mismo reino cortés en que la carne desarrolla sentimientos de perdición” MITOLOGÍAS, ROLAND BARTHES

eli muchas

“Desde hace 40 años la literatura deambula entre la gravedad de la expresión y la frivolidad de la cosa dicha” MADAME BOVARY

¿Se dará cuenta de lo nuestro?

elizab2

Nadie escapa a Elizabeth Killian

elizab3

¿Qué querés con ese loro?

elizab1

Me largaste sin decirme hasta la vista
como un cobarde desgraciao sin corazón.
Una noche fuiste a verte una revista
y no volviste al terminarse la función.

Me han contao que te engrupió una bataclana
con las ojeras muy pintadas de azulao,
flaca y lunga, un trajecito con bananas
y una tirita sujetando el estofao…

¡Y me has cambiao,
gran desgraciao,
por ese escuálido loro!

Te has agenciao
un bacalao
con un perfil de llobaca…

Ya te has armao…
Tené cuidao
y escabullí tu tesoro,
¡que es tan fiera, huesuda y fulera,
la ve la perrera y… adiós!

Según dicen las personas de buen gusto
ese esperpento que tu amor me ha disputao
es un bagre que a cualquiera le da un susto
si se lo cacha por la noche descuidao

Y aseguran los que han visto a tu adorada
meterle al diente cuando está en el Tropezón
que es mejor que convidarla a una morfada
comprarle un traje, y un tapado de bisón.

Diez años sin subir un solo impuesto

ww

Nadie es tan ingenuo como para creer en ovejas blancas

1013183_601741806532547_457762947_n

El mundo se Alcohoelizabeth Taylor cada día más

la foto

En nuestra astronomía no puede faltar el nombre de Arthur Rimbaud. Somos rimbaudistas sin saberlo. Él es la estrella de la moderna desolación estética. El patrón de nuestros múltiples pretextos sentimentales

la foto (23)

Aquí me encuentro con mis señas, con mi memoria y mis alarmas

992800_10201565772005363_1811883506_n

La ceremonia de las luces y el comentario de las moscas

1044346_10201565769045289_1586345794_n

No habrá lugar en la distancia

969896_10201565730004313_1957455597_n

Hice de mis electrocardiogramas, la más despiadada dramaturgia

20130707-105043.jpg

“A mi hermano le gustaba el boxeo, pero mi mamá no quería que se dedicara a eso, así que le regaló una moto. Pero como a mí no me regaló nada, y me hice boxeadora” LOCOMOTORA OLIVERA

eli13

Mi actuación ha dejado en calzones al esteta y al moralista. ¡A ver qué hazaña le adjudican ahora al gin tonic!

la foto (7)

La primera conciencia es la belleza

la foto (6)

Mis recuerdos constituyen la médula espinal de la ficción, padezco de memoria anticipada

Siempre he sido pésima para la teoría de los conjuntos

20130705-135719.jpg

“El cine devuelve las imágenes a la patria del gesto” DANIEL LINK

580151_674439785905656_52981633_n

Edgar Allan Vogue

conejo 3

“El amor es un crimen en el que no se puede prescindir de un cómplice” CHARLES BAUDELAIRE

941697_157404084433513_607010615_n

“No me arrepiento de este amor” GILDA

20130616-135423.jpg

No soy quién para negarme fracasos

922858_490512644337058_1022821694_n

Para que nadie dude de mi inteligencia, me ocupo de problemas ridículos

3523_476700402384949_2033656520_n

Como no tengo sentido de la oportunidad, puedo interrumpir la mejor escena de amor

522501_471659982888991_778577051_n

Como sufro y me aburro, resulto bastante divertida

603564_492646020790387_1959640552_n

¿Quién se atrevería a decir otra cosa?

532293_484314168290239_396455145_n

“Yo nací un día que Dios estuvo enfermo” CÉSAR VALLEJO

600full-elizabeth-taylor-12

Se pasa de inocente a culpable en un segundo

393016_153589718148283_521180919_n

La carne piensa, no llora

389311_163103657196889_1972012533_n (1)

“Intenté ahogar a mis dolores. Pero ellos aprendieron a nadar” FRIDA KAHLO

600full-elizabeth-taylor-4

“Hay pobres que tienen perros con cuatro patas” SUSANA EN SU PROGRAMA

IMG_6133

“El cacique de la tribu convenció a su gente que la cámara fotográfica no les causaría daño. Pero a veces, para tener más seguridad ante la cajita negra, solo permitían que los fotografiara si tenían una Biblia entre las manos” LOS ABORÍGENES DEL GRAN CHACO ARGENTINO, GRETE STERN

tututis

Cinematografía y Taxidermia

644667_483428355045487_353145164_n

Adoro la luz, sólo si no ofrece esperanza

SAM_2051

PIER PAOLO PASOLINI ANTE LA GENEROSIDAD DE UN PROGRAMA DOBLE

“Los viejos dioses eran invisibles. El hombre los invocaba o los escuchaba, pero raramente pretendía haberlos observado. Los nuevos dioses sólo viven en la medida en que pueden ser vistos. Poco importa su febril metamorfosis. Lo que importa es que invadan los ojos con su imagen y susciten obediencia” RAFAEL ARGULLOL

395597_493322270722762_1694066062_n

Las lágrimas me han hecho un surco en las cinco primeras capas de maquillaje. Evitan que lleguen a la piel. A decir verdad, precisarían un taladro

10172_480487098672946_2002224541_n

Que la guerra afecte también a los dioses es propio de religiones menos crueles y pueblos más sabios

310281_495033850551604_1874594724_n

La carrera me ha conducido siempre al sueño de ser divina, y a la pesadilla de no ser humana

72636_538167842889944_1830590955_n

Soy el fuego que consume a quien lo toca, y esparce sus cenizas como átomos de belleza

554505_477645402290449_1241026837_n

Al salir del quirofano habré perdido para siempre la patria del instinto, para vagar eterna por el desierto del conocimiento

25107_119013034776670_8321848_n

Siempre he deseado tener un puesto de flores carnívoras

600full-elizabeth-taylor-15

Quien precise de un telescopio, no verá jamás a una estrella

942259_602553376422631_532460650_n

El día que Elizabeth y yo, corramos de la mano por una isla del Pacífico. Felices y bombardeadas, salvaremos pandas y homosexuales

600full-elizabeth-taylor-19

Una estampilla en la boca de un filatelista

936full-elizabeth-taylor-1

El postre de la Costa Oeste

james dean

Mis ojos violetas en las alacenas de cada cocina americana.

De Hawai. Espléndidamente traídos.

Ananá. Piña en latas.

Mi rostro en las portada de cada lata.

Cine en Latas.

Fruta.

La pulpa de la Reina en Primer Plano.

Envuelta en almíbar soportaré Pearl Harbor.

Mi marido y su empresa.

Un familia dulce.

Un dólar noventa el kilo de fantasía.

Nacerán niños de arrope.

La industria del hambre y el entretenimiento.

Una estrella resbaladiza.

A mis colegas les resulta imposible sobrevivirme.

Me he propuesto un nuevo objetivo: dominar a los sopapos a la crema inglesa

600full-elizabeth-taylor.jpg

He peleado mis contratos con la Interpol

600full-elizabeth-taylor-10

La Virgencita no ha logrado apartarme de los postres

600full-elizabeth-taylor-18

He construido un imperio con palomitas de maíz

Elizabeth Taylor

El cerebro es el mejor par de glúteos que tengo

936full-elizabeth-taylor.jpg

Un panal de mucamas recoge las esquirlas de mis adulterios

600full-elizabeth-taylor-7

Por verme desnuda, los ángeles empeñan sus plumas

MBDSULA EC057

Del otro lado del espejo se halla el mismo exacto dormitorio, estúpida Alicia

zara

Ocho matrimonios. Siete divorcios. Dos premios Oscar. Un derrame cerebral

600full-elizabeth-taylor-3

Soy un disco volador. Una chimenea en pleno Santa Claus

IMG_4634

La Reina se decapita. Juega baloncesto con su trayectoria

46403_299297080191268_1613392190_n

La única alfombra roja que he pisado, ha sido mi lengua

zmogus

Mi espalda es de celuloide. Soy la carne de la irrealidad.

wild thing

No me reconocería delante de un semáforo. El azar tuvo siempre un libreto bajo el brazo.

S_per_Hijitus_y_el_tel_grafo

No tolero la vida sino es en cinemascope. No hallo intimidad sino delante del fogonazo de los flashes. Estaría perdida delante del ginecólogo sino llevase conmigo a mi Director de Fotografía

302849_385379361542654_1150675024_n

Detrás del horizonte no hay más que un viejo proyector

kinas

Muerto en la carretera

64244_491590980902748_1302868702_n

Su auto descapotable. El convertible de mi marido hundido en la maleza.

Exceso de velocidad. No debió virar. No debió intentar escapar con un cargamento semejante.

Estrellado. La estrella, y su marido acusado de fraude.

Los titulares volverán a destrozarlo.

La cajuela del Chrysler dejó escapar cientos de latas.

Tras el impacto, miles de rodajas de ananá alfombraron la escena.

La Policía resbala. Ha muerto en el acto.

La sangre y el almíbar firman mi soledad sobre el asfalto.

Llego desesperada. Me ha traído un Oficial. Cruzamos miradas por el espejo retrovisor.

Desciendo, y el viento roba mi pañoleta verde.

El cine es el primer electrodoméstico

31

Melan-alcohólica y crucificada llevo a King Kong entre las sábanas

tonight

¿Qué sabe Nacha Guevara de los calendarios? Somos mamuts con pies de manteca

Andreas Feininger

La idiota que sostiene la antorcha de la Columbia, debe tres meses de alquiler

68558_10151568959411310_1517009704_n

Preferiría que me arrolle un jet antes de volver a enamorarme. Pero daría mis dos piernas, por ser deseada nuevamente

532150_10151561860316310_1940148318_n

Las arrugas desaparecen. La memoria, tampoco

321340_518660288193974_369670376_n copia

Mis rodillas han pertenecido siempre al Departamento de Utilería

472655_509894062405773_358638325_o

La muerte es nuestra única aspirina

942826_428886393873769_1269688489_n

He salido a quebrar la eternidad con un bisturí. ¿Pero qué cirujano no ha fantaseado fracasar sobre mis pechos?

320808_428740347221707_2080349312_n

De batón y sin esfuerzos, me desplazo percudiendo muebles, como un cetáceo en un shopping center

428465_296366047125805_591368629_n

Árbol genealógico

20130429-164517.jpg

“Él se escarba los dientes con un palito, escarba en verdad mi corazón de perra” ADELIA PRADO

artur

“Soy de barro, y loca. Soy barroca” ADELIA PRADO

20130429-160854.jpg

Desde mañana, Máxima será Reina

20130429-075142.jpg

El frutero estaba tan cegado por las lágrimas, que no tuve dificultades en escaparme con mi melón

20130427-163232.jpg

Los yuyos no se dan con nadie, sólo una rata lazarilla podrá quitarte de mi mente

20130427-143304.jpg

Te equivocas si piensas que el corazón es tierra de nadie

20130427-125726.jpg

Por éste y otros hechos, noto que usted conoce bien la misión de un mayordomo

20130427-125042.jpg

Biblioteca Taylor

Y cuando pida agua, vinagre le daremos

IMG_1900

La mujer con ochenta maridos

483588_183396128479864_1489649680_n

En 1923 un psiquiatra francés, Joseph Capgras publicaba en el Bulletin de la Société Clinique de Médicine Mentale un articulo realizado junto a su ayudante, Jean Reboul-Lachaux sobre una paciente, madame M., que decía que su esposo y otros familiares habían sido sustituidos por dobles, por sosias, por personas de un parecido físico increíble pero que “no eran ellas”.

Con el tiempo, su delirio se fue ampliando a vecinos, amigos y conocidos: ellos también habían sido sustituidos.

Madame M. nunca se preocupó demasiado sobre estos impostores porque, según ella, cada uno desaparecía al cabo de un tiempo para dejar su hueco al siguiente.

De hecho, afirmaba haber tenido más de ochenta maridos distintos, eso sí enormemente parecidos entre sí.

En la actualidad se conoce como síndrome de Capgras o delirio de Capgras.

El delirio de Capgras o síndrome de Capgras se define como un trastorno mental en el cual una persona piensa que un amigo, la pareja u otro familiar han sido reemplazados por otra persona de un aspecto prácticamente idéntico.

Hay informes de casos donde el delirio se produce con animales, un hombre pensaba que su caniche había sido sustituido por otro, e incluso con objetos: otro paciente pensaba que durante la noche alguien le cambiaba sus zapatillas de deporte y otros objetos personales.

También se han visto casos en los que la persona afectada cree que el tiempo ha sido manipulado o directamente cambiado por otro.

El síndrome de Capgras se incluye dentro de los trastornos de identificación, pudiendo afectar al reconocimiento de personas, lugares u objetos y puede tratarse de un episodio momentáneo (agudo) o extendido en el tiempo (crónico).

Es algo más frecuente en mujeres que en hombres.

No todos los sentidos están igualmente afectados en este trastorno: un hombre con síndrome de Capgras tenía la certeza de que su esposa era su esposa cuando hablaba con ella por teléfono, pero cuando la veía tenía el mismo firme convencimiento de que había sido sustituida por un sosias.

Las personas afectadas por el síndrome de Capgras pueden incluso dudar sobre su propia identidad tras ver su reflejo en un espejo. Un hombre se pellizcó en el brazo tras ver su imagen en la consulta del médico, y mostraba en voz alta sus dudas sobre si el hombre en el espejo y él eran la misma persona.

Junto a estas personas, existen los impostores que intentan hacerse pasar por otra persona distinta.

Entre los más famosos está Anna Anderson, que realmente creía ser la Gran Duquesa Anastasia, hija del zar Nicolás II, Victor Lustig que vendió dos veces la Torre Eiffel o Michael Sabo, llamado el Gran Impostor, que tenía más de cien identidades distintas y fraudulentas en los archivos del FBI.

Hay algunos tan llamativos como Terry Alan Whittredge, que se hizo pasar por un astronauta, un alto miembro de la CIA, condecorado con la Medalla del Honor y ganador del Top Gun.

Fue arrestado después de colarse en un Centro de control de misiones de la Nasa, de haber tenido dos visitas VIP en bases navales y de recibir información específica sobre las lanzaderas espaciales.

Cuando fue detenido indicó que su abogado era el presidente Bill Clinton.

“Aquí dentro hay otra Eva, y es mejor de lo que soy.” PEDRO ORGAMBIDE

20130423-200953.jpg

“Voy a la cocina y me siguen. Voy al baño y golpean la puerta. Me despiertan en la noche para preguntarme si duermo.” JUANA BIGNOZZI

IMG_4479

Soy el caracú del mito

IMG_4476

La Fox le iba a pagar 125.000 dólares por 16 semanas de trabajo, más 50.000 por cada semana extra, más 3.000 semanales en gastos, más el 10% de los beneficios. Elizabeth ganaría mucho más de un millón.

IMG_4483

Soy carne de cañón para el cliché

pie gigante metro