La mujer con ochenta maridos

483588_183396128479864_1489649680_n

En 1923 un psiquiatra francés, Joseph Capgras publicaba en el Bulletin de la Société Clinique de Médicine Mentale un articulo realizado junto a su ayudante, Jean Reboul-Lachaux sobre una paciente, madame M., que decía que su esposo y otros familiares habían sido sustituidos por dobles, por sosias, por personas de un parecido físico increíble pero que “no eran ellas”.

Con el tiempo, su delirio se fue ampliando a vecinos, amigos y conocidos: ellos también habían sido sustituidos.

Madame M. nunca se preocupó demasiado sobre estos impostores porque, según ella, cada uno desaparecía al cabo de un tiempo para dejar su hueco al siguiente.

De hecho, afirmaba haber tenido más de ochenta maridos distintos, eso sí enormemente parecidos entre sí.

En la actualidad se conoce como síndrome de Capgras o delirio de Capgras.

El delirio de Capgras o síndrome de Capgras se define como un trastorno mental en el cual una persona piensa que un amigo, la pareja u otro familiar han sido reemplazados por otra persona de un aspecto prácticamente idéntico.

Hay informes de casos donde el delirio se produce con animales, un hombre pensaba que su caniche había sido sustituido por otro, e incluso con objetos: otro paciente pensaba que durante la noche alguien le cambiaba sus zapatillas de deporte y otros objetos personales.

También se han visto casos en los que la persona afectada cree que el tiempo ha sido manipulado o directamente cambiado por otro.

El síndrome de Capgras se incluye dentro de los trastornos de identificación, pudiendo afectar al reconocimiento de personas, lugares u objetos y puede tratarse de un episodio momentáneo (agudo) o extendido en el tiempo (crónico).

Es algo más frecuente en mujeres que en hombres.

No todos los sentidos están igualmente afectados en este trastorno: un hombre con síndrome de Capgras tenía la certeza de que su esposa era su esposa cuando hablaba con ella por teléfono, pero cuando la veía tenía el mismo firme convencimiento de que había sido sustituida por un sosias.

Las personas afectadas por el síndrome de Capgras pueden incluso dudar sobre su propia identidad tras ver su reflejo en un espejo. Un hombre se pellizcó en el brazo tras ver su imagen en la consulta del médico, y mostraba en voz alta sus dudas sobre si el hombre en el espejo y él eran la misma persona.

Junto a estas personas, existen los impostores que intentan hacerse pasar por otra persona distinta.

Entre los más famosos está Anna Anderson, que realmente creía ser la Gran Duquesa Anastasia, hija del zar Nicolás II, Victor Lustig que vendió dos veces la Torre Eiffel o Michael Sabo, llamado el Gran Impostor, que tenía más de cien identidades distintas y fraudulentas en los archivos del FBI.

Hay algunos tan llamativos como Terry Alan Whittredge, que se hizo pasar por un astronauta, un alto miembro de la CIA, condecorado con la Medalla del Honor y ganador del Top Gun.

Fue arrestado después de colarse en un Centro de control de misiones de la Nasa, de haber tenido dos visitas VIP en bases navales y de recibir información específica sobre las lanzaderas espaciales.

Cuando fue detenido indicó que su abogado era el presidente Bill Clinton.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s