Me he quebrado las costillas por calzarme el último Lanvin

Por rezar, llevo magulladuras en las rodillas, que sólo una docena de esmeraldas podrían impartir.

He peleado con el león de la Metro en una Sinagoga de Santa Bárbara. Le he reventado el cráneo muñida de dos premios Oscar.

Una experta en triturar adversarios. Eso he sido siempre: inteligentísima.

Hice del flagelo, mi belleza. Y de mis contratos: la Inquisición.

No hay peor disculpa para el éxito, que ser religiosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s