Novela sin dentífrico

Debería intercalar con mi relato sucesos livianos.

Desperdigar crutones entre episodios de alpinismo y primicias mundiales.

Anécdotas, donde el lector pueda equilibrar su paladar. Morder, y que no resulte siempre una alhaja.

¿Pero tendré yo la culpa de portar una vida demasiada condimentada?

Aún en las más insignificantes rutinas, me recubre una pátina de caramelo.

Tomar un baño, es espolvorear a millones de voayeurs con la cocaína de la fama.

Pues nada.

Me resisto a fragilizar mi obituario.

Deberán asumir el riesgo de que al terminar la novela, algunas caries visitarán vuestra alcoba.

Y esa inflamación llevará mis iniciales.

Es imposible apagar el fuego de mis brillantes.

He sido rodeada sistemáticamente por la espectacularidad.

Bombardea de aplausos, no podría jamás escapar a Elizabeth Taylor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s