Todos escapan a Lupita Ferrer

Puedo perdonarte la bebida.

Fingir que lo que te metes, son antigripales.

Incluso, he aprendido a hacer la vista gorda a los trastos de tus infidelidades.

Pero lo que no puedo perdonarte, es que hayas sido tan endiabladamente hermoso.

Eso sí, que no podré olvidarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s